Empresarios v/s Emprendedores

La imagen (o caricatura) del empresario es para muchos la de un señor de mediana edad, con suspensores, fumando un puro echado para atrás en un sillón de cuero, frente a una ventana desde donde ve, desde lejos, la realidad. La de un emprendedor, por otra parte, es la de alguien que entre los sorbos de su Caramel Macchiato en un Starbucks, frente a su computador (Apple, por supuesto) desarrolla ideas que cambiarán el mundo, darán trabajo y distribuirán la riqueza.