Radiografía del Emprendedor Nacional II

por | 28 septiembre, 2018

Nuevos perfiles. (No apto para tontos graves)

El eco-emprendedor

Todo en su vida es verde. Por lo tanto, sus emprendimientos también lo son. Fanático del reciclaje, de la comida vegetariana y del transporte en bicicleta. Si a eso le sumamos un pantalón pitillo y un Caramel macchiato (con leche de soya, obvio) ya tenemos la fotografía de un emprendedor nacional recibiendo financiamiento estatal.

Lo suyo no es emprender para hacer un negocio y ganar plata. NO, lo suyo es transformar el mundo. Por eso, entre delirios mesiánicos y de grandeza desarrolla propuestas en torno a: poner basureros para reciclaje en universidades top, organizar sistemas de car sharing para viajar desde Chicureo (y así, hay un auto menos en las calles) o producir leche de almendras (porque a nadie se le ha ocurrido antes).

El ego-emprededor

Si bien, generalmente, en el ego de un emprendedor cabe el de Donald Trump, el de Madonna y sobra espacio para el de Lucho Jara, hay algunos que llevan la delantera. Este emprendedor jamás fracasa, siempre le va bien. Cuando habla con otros emprendedores o da charlas motivacionales (a las que le invitan, justamente, por ser tan exitoso) se tiene que inventar historias de fracasos a partir de las que lee en el grupo Lean Startup en Facebook y así, poder repetir la historia de Thomas Alva Edison que fracasó mil veces antes de inventar la ampolleta.

Se les distingue porque, como tienen tantos emprendimientos exitosos, los agrupan bajo una matriz que lleva su nombre & Partners.

Si alguien tiene una idea, lo mejor que puede hacer es llevársela a ellos, ya que son los únicos capaces de vender: Agua de la llave, lagunas en el desierto o poleras con diseños hechos por otros (y no pagarles).

El emprendedor Corfo

Lo suyo es la postulación a proyectos de todo tipo, los cuales rara vez obtiene. Capitalista hasta la médula, pero no duda en pedirle plata al Estado para que financie su negocio.

Cuando no los gana (la mayoría de las veces) culpa a todo el mundo de su desgracia, siendo los emprendedores zorrones y los emprendedores sotciales (ver Radiografía del Emprendedor Nacional I) los principales blancos de sus críticas, luego que acusa que los emprendedores con plata (y pitutos) son siempre los que se ganan los financiamientos.

Generalmente con baja autocrítica, jamás reconoce que su proyecto no fue aprobado porque era penca, ya que vive enamorado de su idea, a la cual ama más que a su pareja o hijos, lo que lo lleva a ver conspiraciones en todas partes que siempre le impiden surgir y hacerse rico.

“Si yo hubiera nacido en los EE.UU., ya sería millonario”– Es su reflexión final ante cada nuevo fracaso o rechazo de sus postulaciones.

El emprendedor capitalizado

Lo que tiene es plata. No tiene ideas ni proyectos y tampoco ha descubierto un problema que valga la pena resolver. Pero plata tiene. Puede ser mucha o poca, pero no sabe en qué invertirla o en qué negocio embarcarse. Por lo mismo, habitualmente consulta en redes sociales qué hacer con ella. Las respuestas son variadas. -“Inviértela en mi negocio”– responden los más avispados. -“Compra criptomonedas”– ofrecen los discípulos de Garay y Chang y uno nunca sabe si lo dicen en broma o en serio. -“Métetela por la…..“- le responden los más picados.

Finalmente, rara vez hacen algo con su incipiente capital y se guardan las 7 lucas del confort para cuando un verdadero unicornio se les cruce en su camino, no sin antes, irse reclamando contra los grupos de internet donde publicó su inquietud, tratándolos a todos de poco Lean y además, de resentidos.

El Meta-emprendedor

Su mundo es lo que se conoce como el “ecosistema del emprendimiento” ya que su negocio se basa justamente en poder llegar a venderle productos o servicios a otros emprendedores. Por lo mismo, para él o ella, emprender es como un juego de Metropoly, es decir un tablero cerrado donde todos se deben comprar y vender entre ellos. Lo que no se ha dado cuenta es que los billetes en un juego de Metropoly son finitos y por lo mismo, nunca se llega a crear riqueza.

Como le vende a puros otros emprendedores, habitualmente es víctima de las BBB, a las cuales repudia, pero no duda en utilizarlas cuando es él o ella quien solicita productos o servicios a otros emprendedores.

Su principal canal de venta son las redes sociales que habitualmente visitan los otros emprendedores, donde todos los días participa de alguna discusión entre quienes trollean al que ofrece logos por 10 lucas o sitios web por 20, olvidando lo que alguna vez, sabiamente, dijo Patricio Aylwin: – “El mercado es cruel”

El emprendedor Lean

Como no es muy dado al inglés, su primera aproximación a la metodología Lean (lin) fue creer que para emprender había que leer mucho, lo cual puede ser cierto. Pero este perfil de emprendedor lleva el asunto al extremo. Se lee cuanto libro de moda aborda temas de emprendimiento, innovación o gestión (incluyendo los de Jurgen Kláric).

Es capaz de desarrollar el modelo de negocio Canvas hasta para un carrito de completos, lo cual, tampoco está mal, salvo que le da lo mismo el resultado de dicho proceso, ya que igual va a hacer el carrito de completos como siempre pensó hacerlo y de ahí no lo saca nadie.

Junto con los emprendedores de redes sociales (ver Radiografía del Emprendedor Nacional I) considera que toda actividad realizada de forma independiente ES un emprendimiento, por lo cual, sin importar lo que haga, lo que realmente anhela es que le digan que es un emprendedor. Por lo mismo, se aferra a esa definición y declara su aversión a llegar a ser, algún día, un empresario. Ya que para él o ella, los empresarios son viejos, feos, usan suspensores y fuman puros. Y lo peor: piensan solo en ganar dinero. En cambio, los emprendedores son jóvenes, buena onda, creativos e innovadores. Y lo principal: su tema no es el dinero, sino hacer del mundo un mejor lugar para vivir, creando riqueza que se distribuya colaborativamente en un Starbucks.

Es el emprendedor millenial, por excelencia.

3 pensamientos en “Radiografía del Emprendedor Nacional II

  1. Richard Aguilera

    Muy bueno, creo que hay más perfiles. Te felicito y quedó atento a lo que viene.

    Responder

Deja un comentario