Emprendimiento en Latinoamérica: Más allá de los Ecosistemas

Si bien, se puede describir una curva de aprendizaje positiva para muchos emprendedores, a partir de sus fracasos iniciales, los recursos y oportunidades disponibles para el emprendimiento en nuestro continente son significativamente inferiores a los del primer mundo, donde la lógica de emprender-fracasar y nuevamente emprender hasta dar con un proyecto exitoso, resulta, además de económicamente factible, culturalmente aceptada y validada.

El Triunfo de Trump y la falacia del Fin de la Historia

Una premisa básica en el desarrollo de la cultura humana supone que muchas veces dos valores fundamentales se ven enfrentados en disputa: la Libertad y la Seguridad y no en pocas ocasiones los ciudadanos han escogido restringir su Libertad en función del incremento (o al menos, una sensación de incremento) en su Seguridad. Los regímenes totalitarios o fascistas (muchos de ellos originados en elecciones democráticas) han sido un claro ejemplo de lo anterior.

Empresarios v/s Emprendedores

La imagen (o caricatura) del empresario es para muchos la de un señor de mediana edad, con suspensores, fumando un puro echado para atrás en un sillón de cuero, frente a una ventana desde donde ve, desde lejos, la realidad. La de un emprendedor, por otra parte, es la de alguien que entre los sorbos de su Caramel Macchiato en un Starbucks, frente a su computador (Apple, por supuesto) desarrolla ideas que cambiarán el mundo, darán trabajo y distribuirán la riqueza.